LECHE

 

En carretera vimos un camión cisterna transportador de leche cruda.
Traté de imaginar cómo se vería toda la vía pintada de blanco después de que el vehículo volcara.
Necesitaríamos muchos gatos, —dijo Pilar, que esperaba una recta para adelantar.
Unos pies descienden como suspendidos, rompen la línea recta y tres ondas níveas se propagan mientras el líquido alcanza el talón.

Según el Diccionario de los Sueños:
Soñar con leche en grandes cantidades anuncia riquezas y una magnífica salud.
Vertida por el suelo, pronostica infelicidad y pérdidas, desavenencia, disputas, engaños.

¿Estoy dormido en mi sueño?

 

Anuncios

MAR ADENTRO

 

Su raíz se asemeja a un tentáculo tímido
—es un nómada adicto al tacto que absorbe todo lo que toca—,
por eso se desplaza con la velocidad de los de su especie,
para poder descubrir el mundo e inventarle un nombre a las cosas nuevas antes de devorarlas.
Su savia es inerte, negra y espesa. No hay nada en él que le indique que es un árbol, pero él así lo cree.
Como todos los bonsáis gigantes, no necesita de mucha tierra, habita una pequeña isla flotante que recorre los océanos;
en ésta han muerto de hambre varios náufragos, pues su tronco lo mueven unos engranajes secos que no producen ni un solo fruto comestible.
Cuando llega a un puerto, es invadido por niños de aspecto cadavérico que quieren jugar con él, subirse por sus ramas y hacerle columpios…
Entonces, vencido y cansado de su inmortalidad, espera a que caiga la tarde para huir de nuevo mar adentro en busca de una cierta soledad.
Cada tanto decide perder sus hojas y dejarlas esparcidas por el agua en un otoño voluntario;
lo hace para sentir menos el viento que lo recorre y le recuerda que está vivo.

(Texto hecho sobre medida para reseñar el poemario Viento en el árbol (2009), de Felipe Agudelo Hernández).

 

SMGC

 

Percibo tu sonrisa,
una herida enorme de millones de pixeles,
estática, iluminada;
el aliento a soda y Marlboro light
que viaja desde un continente en crisis
hasta mi pequeño caserío.
Me dices que regresas,
que traes una nueva yaga
qué presumirle a familiares y amigos,
tu acento intacto y un diploma
de una universidad extranjera.
Nos escribimos larguísimos correos
que llamamos pastorales,
para contarnos angustias y amores,
para recordar lo necia que es la especie humana,
y sé que lloras, ríes y lloras.

 

PROPÓSITOS PARA EL AÑO NUEVO

Sembrar un árbol, que en ese árbol viva un ave, que el ave haga todos los días largos recorridos y olvide dónde construyó su nido.

Sembrar un nido, que en ese nido viva un árbol, que el árbol haga todos los días largos recorridos y olvide dónde construyó su ave.

Sembrar un ave, que en esa ave viva un nido, que el nido haga todos los días largos recorridos y olvide dónde construyó su árbol.