HASTA DONDE SE ALCANZA A VER

 

Tenía siempre el mismo sueño de chico, apretaba los puños, retenía el aire, me concentraba en un punto a varios metros y levitaba como los superhéroes.

Cuando tuve mi primera bicicleta me pasaba igual, zanjaba la cancha de arena levantando el polvo como la estela que deja un propulsor.

Más tarde, tendido en un potrero, yo era el dueño de la bóveda azul, podía escuchar cómo milímetro a milímetro me devorado el pasto.

A todos nos pasó igual.

No íbamos a ser humanos, ahora que tenemos vedado el cielo, lo sabemos.

 

Anuncios

Acerca de leoloaiza
Licenciado en Lenguas Modernas (UCaldas). Estudiante de Maestría en Traducción (UAM). Autor de Poemosca (2009); Poca tinta, antología de ciberpoesía (2012); Las sencillas costumbres, antología de poesía (2015). Manizales.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: