SOPA DE BOLO

Cucurbita Ficifolia

La Cucurbita Ficifolia, o bolo, como se le conoce en Colombia (en la Argentina le dicen alcayota o cayote), es una planta herbácea parásita común en las cordilleras de América Latina entre los 1000 y los 3000 metros de altitud. Prolifera en climas templados e invade cercas, árboles y casas abandonadas con gran facilidad, a tal punto que es considerada rastrojo. Sus hojas son anchas, ovaladas, su tallo es peludo, sus flores son amarillas con cinco pétalos grandes y su fruto, el bolo, puede ser blanco o verde, según la exposición al sol durante su crecimiento.
La carne del bolo es blanca, una vez cocinada toma una textura de hilachas, por lo que en muchos países se le conoce también como cabello de ángel; aporta minerales, vitaminas A, B, C y ácido fólico. Sus semillas negras, aplanadas y ovaladas, son fuente de proteínas y aceites. En fin, no le doy más vueltas al asunto:

Receta para tres personas.

EXTERIOR.DÍA.SOLAR
Usted se interna en la espesura de la maleza armado con un machete en busca del fruto, va abriendo trocha con cuidado de no ir a mocharle la cabeza a una gallina o desorejar un conejo. Mire bien entre las hojas, debajo de los escombros o detrás de los muros. Cuando encuentre el bolo, fíjese que esté maduro en tamaño, entre 20 y 35 centímetros, écheselo al hombro y devuélvase por donde vino.

INTERIOR.DÍA.COCINA
(Una cocina cualquiera, como la de su madre)
Monte la olla, ponga a hervir 3 tazas de agua. Aparte, corte en trocitos un pedazo grande del bolo, quítele la cáscara. Pele una cebolla de huevo grande y córtela en 4. También una zanahoria y una papa. Incorpore todo al agua. Deje hervir a fuego medio durante 15 o 20 minutos, baje la olla de la estufa, adicione una taza de leche fría (o más agua y tres cucharadas de leche en polvo si lo prefiere) y deje reposar. Cuando esté tibio, licúe hasta obtener una consistencia cremosa y ponga a hervir de nuevo hasta que espese, alrededor de 10 minutos, revolviendo constantemente y agregando sal al gusto.
Sírvase caliente, preferiblemente espolvoree un poquito de cilantro fresco picado sobre la sopa y listo.

Un bolo como el de la foto le puede rendir para lunes, martes, miércoles, jueves, viernes y sábado. Domingo no, porque el domingo son fríjoles. Si de repente está hasta los bolos de comer lo mismo, puede hacer dulce de bolo, calándolo con panela y astillas de canela.


No es más. Otro día les explico cómo hacer un jugo de curuba, que también me queda muy rico.

Anuncios

Acerca de leoloaiza
Licenciado en Lenguas Modernas (UCaldas). Estudiante de Maestría en Traducción (UAM). Autor de Poemosca (2009); Poca tinta, antología de ciberpoesía (2012); Las sencillas costumbres, antología de poesía (2015). Manizales.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: